Resumen de comunicación

Presentación: Póster virtual

P-40 - Una rara complicación post-traumática renal

Camacho Monge, J.J.; Carmona Piña, C.; Polo Alonso, E.; Sánchez Pérez, M.P.; Palacio Villamagua, P.A.; Cabo Alonso, J.A.; Gordillo Morera, B.M.; Murillo Mirat, J.; Carmona Piña, M.; Piña Ruiz, M.C.

Hospital Universitario de Badajoz.

RESUMEN:

Los traumatismos renales se presentan hasta en el 5% de todos los casos de trauma, con una incidencia de 4.9 por cada 100000 habitantes y cuyo manejo se suele realizar en gran mayoría de manera conservadora. La evaluación de estos pacientes esta basada en protocolos de estudio de imagen, monitorización y vigilancia estricta. Existen posibles complicaciones tempranas y tardías derivadas del traumatismo, dentro de estas últimas el desarrollo de sangrado importante, hidronefrosis, pielonefritis crónica, hipertensión, pseudoaneurismas y formación de fístulas arteriovenosas.

Las fístulas arteriovenosas renales constituyen una patología poco frecuente en la práctica clínica urológica. Tras su sospecha diagnóstica, la confirmación se realizará con estudios de imagen.  Una de las herramientas más importantes para su manejo es la posibilidad de angioembolización de las lesiones vasculares, obteniendo buenas tasas de éxito.

 

OBJETIVO:

Presentamos el caso de un paciente varón de 61 años, sin antecedentes urológicos relevantes quetras sufrir accidente por caída de vehículo en movimiento en carretera presenta intenso dolor en fosa renal izquierda y hematuria. Es derivado a urgencias donde a su llegada, y luego de comprobarse su estabilidad hemodinámica, se solicita estudio radiológico en el que se evidencia traumatismo renal izquierdo grado 3. Manejado de forma conservadora con reposo y vigilancia es dado de alta tras una semana de hospitalización.

Cinco días posterior, el paciente acude nuevamente a urgencias por hematuria franca, sin otra sintomatología acompañante. Analíticamente destacando un descenso de hemoglobina importante. Se solicita estudio radiológico urgente, en el que llama la atención la presencia de contraste en vía urinaria en la fase parenquimatosa del estudio, hallazgo que inmediatamente genera la sospecha de fístula vascular (arteriovenosa) hacia vía urinaria como complicación del traumatismo renal previo.

Se solicita angiografía renal evidenciando en el estudio una lesión patológica a nivel distal de rama segmentaria anteroinferior, por lo que finalmente se realiza microcateterismo selectivo para posterior embolización y comprobando en series posteriores el cierre distal de la rama referida.

Inmediatamente luego de realizado el procedimiento se evidencia el cese de la hematuria franca y posterior evolución favorable del paciente.