Resumen de comunicación

Presentación: Póster virtual

P-29 - Una situación inesperada

Martínez Rodríguez, M.B.; Villares López, A.; Gómez García, I.; González Gallego, C.; Vivanco López-Muñoz, C.; Syed Fernández, M.; Gordo Flores, E.; López Guerrero, M. A.; Rubio Hidalgo, E.; Álvarez Buitrago, L.; Álvarez Fernández, F.; Gómez Rodríguez, A.

Complejo Hospitalario Universitario de Toledo

 
Introducción
 
El melanoma de pene y uretra es una entidad rara, que supone menos del 0.2% de melanomas. La localización más frecuente, con más de la mitad de los casos, es el glande. Su tratamiento suele ser quirúrgico, siendo de elección la cirugía conservadora por su situación, siempre que las características del tumor lo permitan.
 
Caso clínico
 
Varón de 75 años derivado desde consultas externas de Dermatología por lesión pigmentada en glande, con nódulos palpables y ulcerada, de evolución indeterminada.
 
El paciente es remitido con anatomía patológica correspondiente a melanoma maligno con:
  • Componente epidérmico.
  • Mitosis >4/mm2.
  • Expresión de S100 y HMB45.
 
Se realiza estudio de extensión, negativo, y se procede a tratamiento quirúrgico de la lesión, decidiéndose glandectomía por ser la cirugía más conservadora posible. En nuestro caso se decide no realizar lnfadenectomía inguinal. El estudio histopatólogico de la lesión da como resultado melanoma maligno de 5.3mm de espesor de Breslow, que afecta a cuerpo cavernoso sin invadirlo (pT4b).
 
Actualmente el paciente sigue revisiones y continúa sin recidivas.
 
Discusión
 
El melanoma de pene y uretra es una entidad poco frecuente, que supone alrededor del 0.2% de los melanomas, siendo la localización más frecuente el glande.
 
Debido a la baja incidencia no hay protocolos bien establecidos. El tratamiento es generalmente quirúrgico, siendo de elección la cirugía más conservadora, con márgenes libres de 1-2cm según el espesor de la lesión. No se recomienda linfadenectomía profiláctica, aunque cada vez más se aconseja la realización de ganglio centinela.
 
El pronóstico en esta localización se ve desfavorecido tanto por asentar la lesión sobre mucosa como por la demora en el diagnóstico.
 
Conclusiones
 
1.-El melanoma de pene es una entidad excepcional, a tener en cuenta en el diagnóstico diferencial, especialmente de lesiones pigmentadas en la zona genital.
 
2.-Debe realizarse un abordaje quirúrgico para su tratamiento, siendo aconsejable la cirugía más conservadora posible.
 
3.-No se recomienda la realización sistemática de linfadenectomía, aunque las técnicas de ganglio centinela tiene cada vez un papel más significativo.